IGLESIA SANTA MARÍA LA MAYOR

Data del último tercio del siglo XII, y aunque se desconoce la fecha exacta, posiblemente fue hacia 1164, cuando la villa de Almenara fue donada a Santa María de la Sede por los reyes de León.

La Iglesia es considerada pieza notable del románico salmantino por la exuberancia y delicadeza de si ornamentación, casi de bordado femenino, obra tal vez de algún árabe.

En su origen primitivo la Iglesia era rectangular, hasta que en el siglo XVI se añadieron las dos capillas laterales para darle la forma de cruz latina. Sus muros son robustos, sólidos rudos, delinea horizontal y estilo grave y severo.

Las dos columnas, que sostienen el arco de medio punto de la capilla mayor, están rematadas por dos capiteles gruesos, macizos que aún conservan su coloración primitiva. El capitel del Norte muestra “tres grandes águilas bicéfalas” con sus picos doblados y el capitel del Sur muestra la figura de Jesucristo sentado con San Pedro y San Pablo a ambos lados.

El arco central es de medio punto, muy simple, sin decoración alguna, en contraposición de los arcos de las dos portadas, que están enriquecidas con una gran decoración.

La techumbre es de madera artísticamente decorada con pequeñas pinturas entre sus cuartones. Está sostenido por cuatro tirantes, que se apoyan sobre grandes ménsulas que sobresalen del plano vertical. Los cuatro tirantes van decorados con círculos y óvalos unidos entre sí, de estilo marcadamente morisco. Merece destacar la viga que sostiene el coro, artísticamente labrada en los tres costados; es una verdadera filigrana de figuras geométricas, estrellas de ocho puntas y círculos entrelazados de estilo morisco.

La torre es muy posterior a la iglesia; es de muros muy gruesos construida en 1757, según consta en la inscripción de la misma torre.

En el año 1982, fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC)

GALERÍA DE FOTOS: